Barata, reciclable y libre de emisiones de carbono, la lámpara de botella de plástico (PET) fue inventada por el mecánico brasilero Alfredo Moser en 2001 y distribuida por la ONG internacional Litro de Luz en cerca de 1 millón de instalaciones en más de 20 países. La organización funciona desde 2014 en Brasil y ya proporcionó iluminación a aproximadamente 11.000 personas en cinco regiones: un avance en un territorio en el que 2,7 millones todavía viven sin electricidad, según el último censo demográfico del Instituto Brasilero de Geografía y Estadística (IBGE).

La lámpara Moser no causa impacto ambiental, lo que la hace una alternativa alineada con los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas. Los ODS son prácticas que guían las políticas nacionales e internacionales de los países miembros de la ONU en áreas que van desde la erradicación de la pobreza y equidad de género hasta el uso sustentable de recursos naturales. Según la ONG Building and Social Housing Foundation, cada lámpara PET diurna evita la emisión de 200 kilos de dióxido de carbono por año, mientras que una nocturna, inspirada en la idea del brasilero, ahorra al año la emisión a la atmósfera de 350 kilos de contaminantes. En 12 meses, las dos evitan la emisión de 209.800 toneladas de dióxido de carbono.

Otra ganancia de las lámparas embotelladas es que además de reemplazar el uso de iluminación eléctrica, pueden tomar el lugar de lámparas de queroseno, utilizadas en lugares sin acceso a electricidad y responsables del desecho anual de 270.000 toneladas de carbono al año, según un investigación publicada por la revista científica Environmental Science and Technology. Además del ahorro de dinero. Un estudio publicado el año pasado por el Foro Internacional de Residuos Sólidos revisó la colocación de 336 lámparas de Moser en un galpón industrial en Rio Grande do Sul y encontró una reducción en el consumo de energía de un 40,8%.

Un señor de piel blanca, pelo y bigote canosos, lleva una camisa polo de manga corta, con rayas en degradado de blanco a negro en sentido ascendente. Mira a la cámara y sujeta un trozo de una teja gris con la parte superior de una botella de plástico transparente, tapada, incrustada en el centro. El tapón de la botella es negro. Por detrás de él hay herramientas, estructuras de metal de diferente tipo y tamaño, colocadas verticalmente en un local poco iluminado.

Moser muestra la botella encastrada en el pedazo de teja: los rayos solares atraviesan el agua e iluminan el ambiente (Gabriela Romeiro/ Believe.Earth)

CÓMO HACER UNA LÁMPARA DE BOTELLA PET
El montaje de una lámpara de Moser tiene bajo costo, ya que la materia prima consiste en una botella de plástico (PET) de 600 ml (equivalente a 40 vatios) o de 2 litros (60 watts), agua y 10 ml de cloro, así como algunos de los componentes para el sellado de la tapa y de los alrededores del techo. El invento tiene una vida útil de cinco años en promedio.

La instalación también es simple, pero la versión original sólo se puede colocar en hogares sin forro en el techo – una característica común en hogares precarios y desprovistos de energía eléctrica.

En la parte superior, centrado, el título “Sol en casa”, en mayúscula, y el subtítulo “Cómo hacer la lámpara de Moser”, escrito en blanco sobre una franja rojo fresa. Debajo, los siguientes 4 pasos: “1. Corta un trozo de teja haciendo un agujero del diámetro de una botella”; “2. Llena la botella con agua y 10ml de cloro; protege el tapón con cinta aislante para que no se pulverice por la acción del sol”; “3. Coloca la botella en el agujero de la teja y rellena los bordes con sellador”; “4. Para la instalación, haz un agujero en el techo del diámetro de la botella. Encaja ahí la lámpara con el pedazo de teja, formando una superposición. Finaliza otra vez con sellador alrededor para evitar filtraciones cuando llueva. La botella captará los rayos del sol y durante el día los amplificará como un prisma en el ambiente”. En el extremo inferior derecho, en letra gris pequeña, los créditos: Fuente: Alfredo Moser y ONG Litro de Luz; Arte: Marina Lang.

La lámpara inventada por Moser sólo funciona durante el día, ya que refleja y difunde la luz solar en el interior del ambiente. Litro de Luz, sin embargo, encontró una manera de sortear esta limitación. “La única forma posible sería almacenar la energía solar para usarla en la noche”, dice Rodrigo Silveira, director de tecnología de la ONG. “Esto se hizo con el desarrollo de un sistema compuesto por cuatro piezas: la placa solar para captar la energía del sol; la batería para almacenar energía; el conjunto de lámparas del LED en una botella de plástico (PET); y el circuito controlador que permitirá el funcionamiento automático cuando oscurece”.

Las dos soluciones más utilizadas en las acciones de la organización en Brasil son actualmente el poste en las áreas públicas y el farol, que se puede desplazar. Litro de Luz estudia el lugar de la instalación, guía el mantenimiento y ofrece capacitación a la población para el uso del equipamiento. El acceso a esta tecnología está restringido, porque, desde la perspectiva de la organización, es necesario asegurar el estándar de calidad en la ejecución del proyecto. Pero la clave fundamental, en realidad, es el empoderamiento social de las comunidades en las que se colocan los sistemas de iluminación.

En el extremo inferior de una imagen, el título “Al alcance de todos”, en mayúsculas, y el subtítulo “Las soluciones usadas por la ong Litro de Luz para la iluminación doméstica y pública”, escrito en blanco sobre una foto que muestra a personas extendiendo los brazos hacia arriba, en dirección a las lámparas hechas de botellas de plástico, iluminando, en lo alto de postes de luz, por la noche. Debajo, un esquema organiza la siguiente información en un cuadro, de arriba a abajo y de izquierda a derecha: “Lámpara diurna. Creada en Brasil por Alfredo Moser. Función: iluminar ambientes internos durante el día. Materiales: botella PET, agua y blanqueador”. Al lado de este texto, la foto de un señor canoso de piel blanca tocando una lámpara iluminada; “Farol. Desarrollado por la ong Litro de Luz. Función: iluminar ambientes internos y externos de noche. Materiales: botella PET, panel solar, batería, bombillas LED y tubos de PVC”. Al lado del texto, una foto de lámparas luminosas; “Poste. Desarrollado por la ong Litro de Luz. Función: iluminar áreas públicas de noche. Materiales: botella PET, panel solar, batería, bombillas LED y tubos de PVC”. Al lado del texto, la foto de una lámpara enganchada a la parte externa de una casa, iluminando un callejón; “Lámpara nocturna. Desarrollada por la ong Litro de Luz. Función: iluminar ambientes internos de día y de noche. Materiales: botella PET, panel solar, batería, bombillas LED y tubos de PVC”. Al lado del texto, la foto de un hombre sonriendo a la cámara, debajo de un farol que ilumina su rostro. Tiene piel negra, barba corta y lleva un sombrero negro sin ala. En el extremo inferior derecho, en letra gris pequeña, los créditos: Fuente: ONG Litro de Luz; Arte: Marina Lang; Fotos: Divulgación y Gabriela Romeiro/Believe.Earth.