En medio del Cerrado (la sabana brasileña, en el centro del país), la resistencia llega sobre dos ruedas. Brasilia, ciudad planificada, con avenidas anchas y planas, es conocida por la protección que se da al peatón y por el ciclismo de vanguardia. Pero, al mismo tiempo, es peligrosa para quien usa la bicicleta en el día a día – a comienzos de los años 2000, cada semana moría atropellado un ciclista.

En 2003, después de que su marido sufriera un accidente, la periodista Beth Veloso reunió a atletas, profesores universitarios, ingenieros, estadísticos y grupos de ciclismo para pensar una ciudad más armónica y menos violenta para los ciclistas. De esta forma nació Rodas da Paz (Ruedas de la Paz), organización que trabaja para cambiar la realidad de la movilidad urbana a través de la sensibilización y movilización ciudadana, del control social y de la influencia sobre políticas públicas.

Centenas de ciclistas van en bicicleta por los tres carriles del lado izquierdo de un puente. Por el lado derecho, pasan carros y motos en sentido contrario al de los ciclistas. En el lado izquierdo, está la parte de un lago. Junto a la autopista, hay árboles y algunas áreas con pasto.

Durante un paseo, ciclistas atraviesan el puente JK, en Brasilia (Reproducción/Facebook)

Desde entonces, Rodas da Paz articula una serie de políticas públicas para este medio de transporte, como la creación de ciclovías en todo el Distrito Federal de Brasilia, enfrentándose a los defensores de más espacio para los carros.

“Un modelo de ciudad que defendemos es una ciudad menos dependiente del petróleo”, cuenta la socióloga Renata Florentino, que entró en el grupo en 2013 sin saber pedalear, durante la investigación de su doctorado sobre el legado de la Copa del Mundo en Brasil. “Queremos una ciudad con un transporte con bajas emisiones de carbono y, al mismo tiempo, más seguro para las personas”.

“La nueva política requiere la organización popular en torno a sus intereses, y no la organización para defender los intereses de otros” (Renata Florentino)